sábado, 28 de agosto de 2010

LA VERDADERA RELIGIÓN ESTÁ EN LA FE CATÓLICA ( San Agustin)

La verdadera religión está en la fe católica

VI. 10. Esta, pues, Iglesia católica, sólida y extensamente esparcida por toda la redondez de la tierra, se sirve de todos los descarriados para su provecho y para la enmienda de ellos, cuando se avienen a dejar sus errores. Pues se aprovecha de los gentiles para materia de su transformación, de los herejes para la prueba de su doctrina, de los cismáticos para documento de su firmeza, de los judíos para realce de su hermosura. A unos, pues, invita, a otros elimina; a éstos desampara, a aquellos se adelanta; sin embargo, a todos da facultad para recibir la gracia divina, ora hayan de ser formados todavía, ora reformados, ora reunidos, ora admitidos. Y a sus hijos carnales, quiero decir, a los que viven y sienten carnalmente, los tolera como bálago, con que se protege mejor el grano de la era hasta que se vea limpio de su envoltura. Mas, como en dicha era cada cual es voluntariamente paja o grano, se sufre el pecado o el error de uno hasta que se levante algún acusador o defienda su opinión con pertinaz osadía. Y los que son excomulgados, o se arrepienten y vuelven, o se deslizan en la maldad, abusando de su albedrío, para aviso de nuestra diligencia, o fomentan discordias para ejercitar nuestra paciencia, o divulgan alguna herejía para prueba y estímulo de nuestra formación intelectual. He aquí los paraderos de los cristianos carnales, que no pudieron ser corregidos ni sufridos.
11. Muchas veces permite también la divina Providencia que hombres justos sean desterrados de la Iglesia católica por causa de alguna sedición muy turbulenta de los carnales. Y si sobrellevaren con paciencia tal injusticia o contumelia, mirando por la paz eclesiástica, sin introducir novedades cismáticas ni heréticas, enseñarán a los demás con qué verdadero afecto y sincera caridad debe servirse a Dios. El anhelo de tales hombres es el regreso, pasada la tempestad, o, si no les consiente volver, porque no ha cesado el temporal o hay amago de que se enfurezca más con su retorno, se mantienen en la firme voluntad de mirar por el bien de los mismos agitadores, a cuya sedición y turbulencia cedieron, defendiendo hasta morir, sin originar escisiones, y ayudando con su testimonio a mantener aquella fe que saben se predica en la Iglesia católica. A éstos corona secretamente el Padre, que ve lo interior oculto. Rara parece esta clase de hombres, pero ejemplos no faltan, y aun son más de lo que puede creerse. Así, la divina Providencia se vale de todo género de hombres y de ejemplos para la salud de las almas y la formación del pueblo espiritual.

TRATADO CONTRA LOS JUDIOS ( SAN AGUSTIN)

Tratado contra los Judíos




TRATADO CONTRA LOS JUDÍOS (SAN AGUSTÍN)

Ejemplo del rigor de Dios en la reprobación de los judíos y de su bondad en la admisión de los gentiles. La ceguera de los judíos, demostrada por la Escritura del Antiguo Testamento.


I.1. El bienaventurado apóstol Pablo, doctor de las gentes en la fe y en la verdad, exhortándonos a permanecer estables y firmes en la misma fe, de la cual fue constituido ministro idóneo, amonesta con el precepto e infunde temor con el ejemplo. Dice: Ahí tienes la bondad y la serenidad de Dios: para los que han caído ciertamente la severidad; pero para ti la misericordia si permanecieres hasta el fin en la bondad 1. Es cierto que esto lo dijo de los judíos que por su infidelidad fueron podados como ramas de aquel olivo, que fue fructífero en los santos Patriarcas como en su raíz, de tal modo que el acebuche de los gentiles fuera injertado por la fe y se hiciese partícipe de la savia del olivo una vez podadas sus ramas naturales. Pero, ¡atención!, que dice: No quieras vanagloriarte contra las ramas, porque si te vanaglorias, no sustentas tú a la raíz, sino la raíz a ti 2. Y porque algunos de ellos se salvan, añadió a continuación: De otro modo también tú serás amputado. E indudablemente ellos, si no permanecen en la infidelidad, también serán injertados, porque poderoso es Dios para injertarlos de nuevo 3. En cuanto a aquellos que permanecen en la infidelidad, pertenecen a esta sentencia del Señor cuando dice: Pero, en cambio, los hijos de este reino irán a las tinieblas exteriores, donde habrá llanto y rechinar de dientes. Y los gentiles que permanecen en la bondad pertenecen a lo que ha dicho más arriba: Vendrán muchos de Oriente y Occidente, y se sentarán con Abrahán e Isaac y Jacob en el reino de los cielos 4. Así, pues, a los Patriarcas, que vivían en la raíz, la justicia severa de Dios les amputa la soberbia infiel de sus ramas naturales, mientras la fiel humildad del acebuche es injertado por la gracia de la bondad divina.


2. Mas cuando se les habla de esto a los judíos, desprecian al Evangelio y al Apóstol, y no escuchan lo que les decimos, porque no entienden lo que leen. Y ciertamente que si entendiesen lo que había predicho el profeta a quien leen: Te he puesto para luz de los gentiles, de tal modo que seas mi salvación hasta los confines de la tierra, no estarían tan ciegos ni tan enfermos que no reconocieran en Cristo al Señor, ni la luz ni la salvación. Lo mismo si llegasen a entender lo que cantan infructuosa e inútilmente de quienes ha sido profetizado: A toda la tierra ha llegado su pregón, y hasta los límites del orbe de la tierra su lenguaje. Para que despertaran al pregón de los apóstoles y advirtieran que sus palabras eran divinas. Por tanto, de las Santas Escrituras, cuya autoridad es también muy grande entre ellos, hay que sacar los testimonios, de modo que si no quieren que los sane la medicina ofrecida, los pueda convencer la verdad manifestada.
Los libros del Antiguo Testamento nos pertenecen a nosotros los cristianos,y sus preceptos son cumplidos mejor por nosotros.



II. 3. En primer lugar, hay que combatir el error tan suyo de creer que no nos pertenecen a nosotros los libros del Antiguo Testamento porque ya no observamos los sacramentos antiguos, sino otros nuevos. En efecto, nos dicen: "¿De qué os sirve a vosotros la lectura de la Ley y los Profetas, cuyos preceptos no queréis observar?" Porque no circuncidamos la carne masculina del prepucio y comemos carnes que la Ley llama inmundas; no guardamos carnalmente los sábados, los novilunios y los días festivos; no sacrificamos a Dios con víctimas de animales ni celebramos la Pascua igualmente con el cordero y los panes ácimos. Incluso, si algunos otros sacramentos antiguos los llama en general el Apóstol sombras de las cosas futuras
5, porque significaban en su tiempo lo que iba a revelarse, y que nosotros recibimos ya revelado para que, removidas las sombras, disfrutemos de su luz desnuda. Sería demasiado largo disputar de todo esto por separado: cómo somos circuncidados al desnudar el hombre viejo no con la expoliación del cuerpo carnal, y los alimentos que evitan en los animales, los evitamos en las costumbres y ofrecemos nuestros cuerpos como hostia viva, santa, agradable a Dios, a quien derramamos nuestras almas con los santos deseos inteligentemente en vez de la sangre, y somos limpios de toda iniquidad por la sangre de Cristo como cordero inmaculado, quien, por la semejanza de la carne del pecado 6, es prefigurado también en el macho cabrío de los antiguos sacrificios; tampoco excluye en los cuernos de la cruz al toro que reconoce en él a la víctima principal. Verdaderamente nos bautizamos al hallar en Él el descanso, y la observancia de la luna nueva es la santificación de la vida nueva. También nuestra Pascua es Cristo, y nuestro ácimo es la sinceridad de la verdad, que no tiene el fermento de la vetustez 7, y si quedan algunas otras cosas en las que no hay necesidad de detenerse ahora, las cuales están esbozadas en aquellos signos antiguos, tienen su cumplimiento en Aquel cuyo reino no tendrá fin. Ciertamente convenía que todas las causas se cumpliesen en Aquel que vino no a deshacer la ley y los profetas, sino a dar plenitud 8.
Cristo no anuló la ley denunciándola, sino que la cambió cumpliéndola. La sustitución de los antiguos sacramentos y ritos está predicha en los Salmos.



III. 4. Así, pues, no anuló aquellos antiguos signos de las cosas oponiéndose a ellos, sino que los cambió dándoles plenitud, de modo que fuesen distintos tanto los que anunciaban que había venido Cristo como los que profetizaban que iba a venir. ¿Qué se quiere significar por el hecho de que están titulados así algunos Salmos que también ellos leen y conservan con la autoridad de las Letras santas, como está escrito en sus títulos: En defensa de las cosas que serán cambiadas; y en verdad el texto de estos mismos Salmos predica a Cristo, sino que su cambio futuro fue predicho por Aquel en quien aparece cumplida? Como que el pueblo de Dios, que ahora es el pueblo cristiano, ya no está obligado a observar lo que se observaba en los tiempos proféticos. No porque fueran prohibidos, sino porque han sido cambiados. Y no para que pereciesen las mismas cosas que eran significadas, sino para que los signos de las cosas se realizasen cada uno en su tiempo respectivo.
Cristo, profetizado en el salmo 44.



IV. 5. Por lo menos en el salmo 44 (es el primero de los que llevan al principio este título: En defensa de las cosas que serán cambiadas, donde se lee también: Cántico en favor del Amado) clarísimamente está presentado Cristo: Hermoso de figura sobre los hijos de los hombres
9. Quien, existiendo en la forma de Dios; no creyó rapiña ser igual a Dios 10. Allí se le dice: Ciñe tu espada junto al muslo 11, porque hablaría en la carne a los hombres. Sin duda, por la espada significa la palabra, por el muslo la carne: porque se anonadó a sí mismo, tomando la forma de siervo 12, para que en el hermoso de figura sobre los hijos de los hombres por la divinidad se cumpliese por la debilidad también aquello que otro profeta dice de Él: Lo vimos y no tenía figura ni encanto, sino su rostro abyecto y deforme su estado 13. Realmente en el mismo salmo se patentiza con toda claridad que Cristo es no sólo hombre, sino también Dios, cuando se subraya: Tu trono, oh Dios; por los siglos, y el cetro de la equidad es el cetro de tu reino. Has amado la justicia y odiado la iniquidad; por eso Dios; tu Dios; te ha ungido con óleo de alegría sobre todos tus compañeros 14. En efecto, por la unción, palabra que en griego se dice P k \ F : " , Cristo es llamado ungido. Él es Dios ungido por Dios, que cambió también la misma unción carnal en espiritual con los demás sacramentos. Allí se dice también de la Iglesia: A tu diestra está de pie la reina con vestido de oro, ceñida de pedrería 15. Donde se simboliza la diversidad de lenguas en todas las gentes, cuya fe, sin embargo, una y simple, es interior: porque toda la hermosura de la hija del rey está por dentro 16. A ella se refiere el salmo cuando dice: Escucha, hija, y mira: escucha la promesa mira su cumplimiento. Y olvida a tu pueblo y la casa paterna. De este modo se cumple lo nuevo y se cambia lo antiguo. Porque el rey está prendado de tu belleza 17. La belleza que Él mismo hizo por sí y que no encontró en ti. A saber: ¿cómo ibas a ser hermosa a sus ojos cuando estabas afeada por tus pecados? Con todo, para que no creas que tu esperanza debes ponerla en el hombre, sigue y dice: porque Él mismo es el Señor, Dios tuyo 18. Para que no desprecies la forma de siervo ni te burles de la debilidad del poderoso y de la humildad del excelso, Él mismo es tu Dios. En eso mismo que parece pequeño se oculta el grande; en la sombra de la muerte, el sol de justicia; en la afrenta de la cruz, el Señor de la gloria. Aunque lo maten los perseguidores y lo nieguen los infieles, Él es el Señor, Dios tuyo, por cuyo cuerpo son cambiadas las cosas figuradas antes por medio de sombras.
El título del salmo 68, que fue escrito sobre la pasión de Cristo,predice también un cambio.


V. 6. También el salmo 68 lleva en el título: En defensa de las cosas que serán cambiadas
19. Y allí se canta la pasión de nuestro Señor Jesucristo, que transfigura en sí hasta algunas voces de los miembros, es decir, de sus fieles. En efecto, Él no tuvo delito alguno, sino que cargó los nuestros; por eso dice: Y mis pecados no se te ocultan a ti 20. Allí está escrito y profetizado lo que leemos en el Evangelio que le hicieron 21: Me dieron hiel para mi comida, y en mi sed me abrevaron con vinagre 22. Luego fue cambiado por Él lo que el título del Salmo había predicho que había de ser cambiado. Los judíos, al leer esto y no entenderlo, creen que dice algo distinto, cuando nos preguntan: Cómo entendemos la autoridad de la Ley y los Profetas cuando no guardamos los sacramentos que allí están mandados, porque entendemos lo que allí está predicho y observamos lo que allí está prometido. En cambio, los que nos objetan así sufren aún la amargura desde sus padres, que dieron hiel al Señor como alimento, y todavía persisten en el vinagre que le dieron a beber; por eso no entienden que se cumple en ellos lo que sigue: Que su mesa se convierta para ellos en lazo, retribución y escándalo 23. Realmente ellos se volvieron amargos y avinagrados, al ofrecer hiel y vinagre al Pan vivo. ¿Cómo entonces entienden esto sobre lo cual se dijo allí: Que sean cegados sus ojos para que no vean 24, y ¿cómo van a estar derechos para que tengan arriba el corazón aquellos de quienes está predicho: Y dobla siempre su espalda? 25 Tampoco se han dicho estas cosas de todos, sino más bien de todos aquellos a quienes pertenecen las profecías. Ciertamente no se refieren estas profecías a los que de entre ellos creyeron entonces en Cristo, ni a los que creen hasta ahora y creerán después hasta el fin de los siglos, o sea, al verdadero Israel, que verá al Señor cara a cara. Porque ni todos los nacidos de Israel son israelitas ni todos los descendientes de Abrahán son hijos suyos, sino en Isaac, dice, será tu descendencia 26. Esto es, los hijos de la carne; ésos no son hijos de Dios, sino los hijos de la promesa son designados para la descendencia. Estos pertenecen a la Sión espiritual y a las ciudades de Judá, esto es, a las iglesias de las cuales dice el Apóstol: Era desconocido de cara para las Iglesias de Judea, que están con Cristo 27. Porque, como se pone poco después en el mismo Salmo: Dios salvará a Sión, y serán edificadas las ciudades de Judá. Y la habitarán y heredarán. La descendencia de sus siervos la poseerá y los que aman su nombre morarán en ella 28. Cuando los judíos escuchan esto lo entienden carnalmente, y piensan en la Jerusalén terrena, que es esclava con sus hijos, no en nuestra Madre eterna en los cielos 29.
También el título del salmo 79 profetiza el cambio. Testimonios más claroscontra los judíos del cambio que va a realizarse.



VI. 7. El salmo 79 va precedido con igual título: En defensa de las cosas que serán cambiadas. En ese salmo está escrito entre otras cosas: Observa desde el cielo, mira, y visita esta viña; y perfecciónala, porque la plantó tu diestra; y mira sobre el Hijo del hombre a quien fortaleciste para ti
30. Ella es la viña de la que se dice: Trasplantaste la viña de Egipto 31. En efecto, Cristo no plantó otra nueva, sino que, cuando vino, la cambió en mejor. Lo mismo se lee en el Evangelio: Perderá a los malos malamente y arrendará su viña a otros labradores 32. No dice: la arrancará y plantará otra viña, sino arrendará la misma viña a otros agricultores. La misma es, en verdad, la ciudad de Dios y la multitud de los hijos de la promesa en la sociedad de los santos, que se ha de completar por la muerte y sucesión de los mortales. Al final del siglo ha de recibir la inmortalidad debida en todos los reunidos. Esto de otro modo está indicado en otro salmo por el olivo fructífero cuando dice: Yo, como olivo fructífero en la casa de Dios, he esperado en la misericordia de Dios por siempre y por los siglos de los siglos 33. Ni pudo perecer la raíz de los Patriarcas y de los Profetas, porque están desgajados los infieles y los soberbios, como ramas infructuosas para que fuese injertado el acebuche de los gentiles, porque, como dice Isaías, aunque fuese el número de los hijos de Israel como la arena del mar, los restos se salvarán 34, pero por Aquel de quien se dice: y sobre el Hijo del hombre, a quien fortaleciste para ti; de quien se repite: sea tu mano sobre el varón de tu diestra, y sobre el Hijo del hombre, a quien fortaleciste para ti. Y no nos apartamos de ti 35. Por medio de este Hijo del hombre, o sea, Cristo Jesús, y con sus reliquias, esto es, los apóstoles y otros muchos israelitas que creyeron en Cristo-Dios, agregándose la plenitud de los gentiles, se completa la viña santa. Y con la remoción de los sacramentos antiguos y la institución de los nuevos queda cumplido el título del Salmo: En defensa de las cosas que serán cambiadas 36.

8. Todavía podemos proponerles testimonios más inconcusos, para que, tanto si los aceptan como si los rechazan, al menos los entiendan. Vendrán días, dice el Señor, y confirmaré sobre la casa de Jacob un testamento nuevo, no según el testamento que hice con sus padres el día en que tomó su mano para sacarlos de la tierra de Egipto
37. La predicción de este cambio, ciertamente, no está significada en los títulos de los Salmos, que pocos entienden, sino que está expresada por el pregón claro de la voz profética. Viene prometido abiertamente un testamento nuevo, no como el testamento hecho para el pueblo, cuando fue sacado de Egipto. Como en aquel Antiguo Testamento están mandadas estas cosas que no estamos obligados a observar nosotros que pertenecemos al Nuevo, ¿por qué no reconocen los judíos que ellos se han quedado anclados en la antigüedad superflua, en vez de echarnos en cara a nosotros, que poseemos las promesas nuevas, el que no cumplimos las antiguas? Porque, como está escrito en el Cantar de los Cantares, Ha llegado el día, huyan las tinieblas 38, que brille ya la significación espiritual y que calle ya la celebración carnal. El Dios de los dioses, el Señor, ha hablado, y ha llamado a la tierra desde el nacimiento del sol hasta su ocaso 39, ciertamente ha llamado al Testamento Nuevo a toda la tierra; pues a ella se le dice en otro Salmo: Cantad al Señor un cántico nuevo, cantad al Señor toda la tierra 40. No como habló antes desde el monte Sinaí a un solo pueblo, al que llamó de Egipto el Dios de los dioses, sino que habló de modo que convoca a la tierra desde el oriente hasta el occidente. Si el judío quisiera entender esta manera de hablar, oiría esta llamada y sería a ellos a quienes se les dice en el mismo Salmo: Escucha, pueblo mío, y te hablaré Israel, y daré testimonio de ti, que yo, Dios, soy tu Dios. No te argüiré sobre tus sacrificios; pues tus holocaustos están siempre en mi presencia. No tomaré de tu casa becerros, ni machos cabríos de tus rebaños; porque todas las bestias de la selva son mías, los animales de los bosques y los bueyes; conozco todos los volátiles del cielo y la hermosura del campo está conmigo. Si tuviera hambre no te lo diría, porque es mío el orbe de la tierra y su plenitud. ¿Acaso voy a comer carne de toros o voy a beber sangre de machos cabríos? Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza y cumple tus plegarias al Altísimo. Invócame en el día de la tribulación, y yo te libraré y tú me glorificarás 41. Es cierto que también aquí está clara la sustitución de los sacrificios antiguos. En efecto, Dios ha pedido que Él no va a aceptar esos sacrificios, y a sus adoradores les indicó un sacrificio de alabanza. No porque esté esperando de nosotros la alabanza como un indigente, sino para velar por nosotros con ella para la salvación nuestra. Efectivamente, concluyó así el mismo Salmo: El sacrificio de alabanza me dará gloria, y allí está el camino donde yo le mostraré la salvación de Dios 42. ¿Qué es la salvación de Dios sino el Hijo de Dios, el Salvador del mundo; el Día-Hijo del Día-Padre, esto es, luz de luz, cuya venida ha revelado el Nuevo Testamento? Por eso cuando se dice también: Cantad al Señor un cántico nuevo; cantad al Señor toda la tierra. Cantad al Señor, bendecid su nombre, presenta a continuación al que va ser anunciado, y añade: Anunciad bien el Día del Día, que es su salvación 43. Pues el mismo sacerdote y víctima llevó a cabo el sacrificio de alabanza, otorgando el perdón de las malas obras y dando la gracia del bien obrar. Para esto, en efecto, los adoradores inmolan al Señor al sacrificio de alabanza, para que el que se gloría, que se gloríe en el Señor 44.
En defensa de las cosas que serán cambiadas.



VII. 9. Cuando los judíos escuchan todo esto responden con orgullo: Somos nosotros; esto se ha dicho de nosotros y para nosotros. Porque nosotros somos Israel, el pueblo de Dios. Nosotros nos reconocemos en las palabras del que grita: Escucha, pueblo mío, y te hablaré, Israel, y daré testimonio de ti
45. ¿Qué vamos a contestar a esto? Que conocemos ciertamente al Israel espiritual, de quien dice el Apóstol: Y a los que siguen esta regla, la paz y la misericordia sobre ellos, también sobre el Israel de Dios 46. Sabemos que este Israel es carnal, del cual el mismo Apóstol dice: Mirad al Israel según la carne 47. Pero esto no lo entienden ellos, y, por lo mismo, demuestran que ellos mismos son carnales. Permítannos hablar un poco como si estuviesen presentes: ¿No es así que vosotros pertenecéis a ese pueblo al que el Dios de los dioses ha llamado desde el nacimiento del sol hasta su ocaso? 48 ¿No fuisteis vosotros trasladados desde Egipto a la tierra de Canaán? Allí no fuisteis llamados desde el nacimiento del sol hasta su ocaso, sino que desde allí fuisteis dispersados hacia el oriente y el occidente. ¿Acaso no pertenecéis vosotros más bien a los enemigos de Aquel que dice en el Salmo: Mi Dios me ha dado a conocer en medio de mis enemigos, no los has de matar ni cuando se olviden de tu ley. Dispérsalos con tu poder? 49 He aquí que, sin olvidaros de la ley de Dios, sino propagándola para testimonio de los gentiles y para oprobio vuestro, sin advertirlo la proporcionáis al pueblo que ha sido llamado desde el oriente hasta el occidente. ¿Es que también lo vais a negar? Lo que ha sido profetizado con tanta autoridad, cumplido con tan gran evidencia, o no lo veis por vuestra mayor ceguera, o no lo confesáis por vuestro singular descaro. ¿Qué vais a responder a aquello que proclama el profeta Isaías: En los últimos tiempos se hará manifiesto el monte de la casa del Señor, dispuesto en la cúspide de los montes, y será exaltado sobre las colinas, y vendrán a Él todas las gentes, y dirán: Venid, subamos al monte del Señor y a la casa del Dios de Jacob, y nos anunciará el camino de la salvación, y entraremos en ella; porque de Sión saldrá la ley y de Jerusalén la palabra del Señor? 50 ¿También aquí vais a decir: Somos nosotros, porque habéis oído casa de Jacob y Sión y Jerusalén? ¡Como si nosotros negáramos que Cristo el Señor es de la descendencia de Jacob según la carne! Él está anunciado con la expresión: del monte preparado sobre la cúspide de los montes, porque su cumbre está por encima de todas las cumbres. O ¡como si negáramos que los apóstoles y las Iglesias de Judea, que después de la resurrección de Cristo han creído continuamente en Él, pertenecen a la casa de Jacob! O ¡como si no debiéramos entender espiritualmente por Jacob al mismo pueblo cristiano, el cual, siendo más joven que el pueblo de los judíos, sin embargo lo supera al crecer y lo suplanta: para que se cumpla lo que en figura fue profetizado de aquellos dos hermanos: Y el mayor servirá al menor! 51
Por otra parte, Sión y Jerusalén, aunque sean espiritualmente la Iglesia, son todavía un testimonio idóneo contra ellos, porque del lugar donde crucificaron a Cristo salió tanto la ley como la palabra del Señor para los gentiles. En efecto, la ley que les fue dada a ellos por medio de Moisés, de la que se enorgullecen con increíble insolencia y con la cual son mejor refutados, no se entiende que salió de Sión y Jerusalén, sino del monte Sinaí. Puesto que llegaron con la misma ley a la tierra de promisión, donde esta Sión, que se llama también Jerusalén después de cuarenta años. Luego no la recibieron allí o desde entonces. En cambio, el Evangelio de Cristo y la ley de la fe es cierto que proceden desde entonces. Como lo dijo también el mismo Señor, después que resucitó hablando a sus discípulos y demostrando que las profecías de las Palabras divinas están cumplidas en Él: Porque así está escrito y así fue conveniente que Cristo padeciera y que resucitara de entre los muertos al tercer día, y que se predique en su nombre la penitencia y el perdón de los pecados por todos los pueblos, comenzando desde Jerusalén
52. Oíd lo que profetizó Isaías cuando dice: Porque desde Sión saldrá la ley, y desde Jerusalén la palabra del Señor 53. En realidad, cuando el Espíritu Santo viene allí desde arriba según la promesa del Señor, llenó a aquellos que entonces encerraba una sola casa, e hizo que hablaran en las lenguas de todos los pueblos 54, y desde allí salieron a predicar el Evangelio para conocimiento de toda la tierra. Como aquella ley, que salió desde el monte Sinaí a los cincuenta días después de celebrar la Pascua, fue escrita por el dedo de Dios, que significa el Espíritu Santo, así esta ley, que salió desde Sión y Jerusalén, fue escrita no en las tablas de piedra, sino en las tablas del corazón de los santos evangelistas por el Espíritu Santo a los cincuenta días después de la Pascua verdadera de la pasión y resurrección de Cristo el Señor. En ese día fue enviado el Espíritu Santo, que antes había sido prometido.

10. Id ahora, oh israelitas, según la carne y no según el espíritu; id ahora a contradecir todavía a la verdad más evidente. Y cuando escucháis el Venid y subamos al monte del Señor y a la casa del Dios de Jacob
55, decid: Somos nosotros, para que obcecados choquéis contra el monte, en donde rota la crisma perdáis miserablemente la frente. Si de verdad queréis decir: Somos nosotros, decidlo allí cuando oís: Ha sido llevado a la muerte por las iniquidades de mi pueblo 56. Porque se habla aquí de Cristo, a quien vosotros en vuestros padres enviasteis a la muerte, y que fue llevado como una oveja al matadero 57; de modo que la Pascua, que celebráis en vuestra ignorancia, sin datos cuenta la cumplisteis plenamente con crueldad. Si de veras queréis decir: Somos nosotros, decidlo entonces cuando escucháis: Endurece el corazón de este pueblo, tapona sus oídos y ciega sus ojos 58. Decid entonces: Somos nosotros cuando oís: Todo el día he tendido mis manos al pueblo que cree y que me contradice 59. Decid entonces: Somos nosotros cuando escucháis: Que se cieguen sus ojos para que no vean, y encorva siempre sus espaldas 60. Daos por aludidos en todas estas y otras expresiones proféticas parecidas: Somos nosotros. Allí, pues, estáis vosotros sin duda alguna. Pero estáis ciegos de tal modo, que llegáis a decir que vosotros estáis allí donde no estáis y, en cambio, no os reconocéis allí donde estáis.
La reprobación de los judíos por Dios anunciada por medio de Isaías.
La piedra hecha cabeza de ángulo.



VIII. 11. Atended un poco a esto más evidente aún que voy a decir. Cierto que cuando oís hablar en favor de Israel, decís: Somos nosotros; y cuando lo oís en favor de Jacob, decís: Somos nosotros. Y si se os pide una razón, respondéis: Porque Jacob es también el mismo Israel, de cuyo Patriarca procedemos, y con toda justicia llevamos el nombre de nuestro padre. No os queremos despertar a vosotros, que dormís con profundo y pesado sueño para las cosas espirituales que no captáis, ni intentamos ahora persuadiros a vosotros, que estáis sordos y ciegos de oído y de vista espiritual, cómo deben ser entendidas espiritualmente estas palabras. Por supuesto, como vosotros confesáis y la lectura del libro del Génesis lo declara manifiestamente, que Jacob e Israel era un solo hombre
61, y, por supuesto, que la casa de Israel es la misma que la casa de Jacob, de la que os gloriáis. ¿Qué significa entonces lo que el mismísimo profeta, cuando ha predicho que un monte ha de ser preparado en la cúspide de los montes, al cual han de venir todos los pueblos, porque la ley y la palabra del Señor no va a salir del monte Sinaí para un solo pueblo, sino de Sión y Jerusalén también para todos los pueblos, como vemos que se ha cumplido clarísimamente en Cristo y en los cristianos? Y dice poco después: Y ahora tú, casa de Jacob, venid, caminemos a la luz del Señor. De cierto que diréis aquí, como de costumbre: Somos nosotros. Pero atended un poco a lo que sigue, para que, cuando os apropiáis lo que os gusta, oigáis también lo que os desagrada. Porque el profeta añade y dice: En verdad ha abandonado a su pueblo, a la casa de Israel. Decid, pues, ahora: Somos nosotros; reconoceos vosotros aquí, y perdonadnos a nosotros porque os lo hemos recordado. Pues si oís esto con gusto, os lo decimos para exhortación vuestra, y si los oís con indignación, para vuestro oprobio. No obstante, conviene que se diga, os guste o no os guste. Ahí tenéis, no a mí, sino al profeta a quien leéis, por medio del cual no podéis negar que ha hablado Dios; y a quien no podéis retirar la autoridad de las divinas Escrituras, como el Señor se lo ordenó, y como una trompeta levanta su voz 62, exclama con energía, y os increpa cuando dice: Y ahora tú, casa de Jacob, venid, caminemos a la luz del Señor 63. Matasteis a Cristo en vuestros padres. Durante tanto tiempo aún no habéis creído y habéis resistido 64, pero todavía no habéis perecido, porque aún vivís. Tenéis tiempo, pues, de hacer penitencia. ¡Venid ya! Desde hace mucho tiempo debisteis venir, pero venid también ahora. ¡Venid ya! Todavía no se le han terminado los días a quien no le ha llegado aún el último. Y si os creéis que siguiendo al Profeta, como casa de Jacob, vosotros camináis ya a la luz del Señor, mostrad a la casa de Israel que ha abandonado. Porque nosotros os demostramos a los dos: tanto a los que había recogido de esa casa, llamándolos, como a los que, permaneciendo allí, había abandonado. En efecto, llamó de allí no sólo a los apóstoles, sino también, después de la resurrección de Cristo, a un pueblo numeroso. Por lo cual ya he dicho más arriba: Y abandonó tanto a los que vosotros imitáis al no creer como a vosotros mismos que, imitándolos a ellos, permanecéis en la misma ruina. Y si sois vosotros aquellos a quienes ha llamado de entre ellos, ¿dónde están los que ha abandonado? Porque no podéis decir: no sé a qué otra gente ha abandonado, cuando el Profeta grita: Porque ha abandonado a su pueblo, a la casa de Israel 65. He ahí lo que sois, no lo que os gloriáis de ser vosotros.
Realmente ha abandonado también la viña, de la que esperó que diese uvas y dio espinos, y mandó a sus nubes que no lloviesen agua sobre ella. Incluso de allí llamó a aquellos a quienes dice: Juzgad entre mí y mi viña
66. De ellos también dice el Señor: Si yo arrojo los demonios con el poder de Belcebú, vuestros hijos ¿con qué poder los arrojan? Por eso ellos serán vuestros jueces 67. Al prometerles eso dice: Os sentaréis sobre doce tronos para juzgar a las doce tribus de Israel 68.
Así, pues, se sentará la casa de Jacob, que, una vez llamada, ha caminado en la luz del Señor para juzgar a la casa de Israel, esto es, a su pueblo, al que ha abandonado. ¿De qué modo, pues, según el mismo Profeta: La piedra que han desechado los constructores ha sido hecha cabeza de ángulo
69, sino porque al venir los pueblos de la circuncisión y del prepucio, como paredes de ángulo distinto, han sido unidos en un solo ángulo como en un ósculo de paz? Por eso dice el Apóstol: Él mismo es nuestra paz, el que ha hecho a los dos uno 70. Luego los que de la casa de Jacob e Israel han seguido al que llama, ésos son los que se han unido en una sola piedra angular y los que caminan en la luz del Señor. En cambio, a los que ha abandonado allí, ésos son los que edifican su ruina y que rechazaron la piedra angular.
El rechazo de los judíos, predicho más claramente por medio de Malaquías. El sacrificio de los cristianos se ofrece en todas partes en el cielo y en la tierra.




IX. 12. Finalmente, si os empeñáis, ¡oh judíos!, en retorcer las palabras proféticas según vuestro parecer en otro sentido, resistiendo al Hijo de Dios contra vuestra salvación; os repito, si queréis entender esas palabras de modo que sea el mismo pueblo la casa de Jacob y la de Israel, lo mismo la llamada que la abandonada. No llamada en unos y abandonada en otros, sino por eso llamada toda entera para que camine en la luz del Señor, ya que por ello había sido abandonada, porque no caminaba en la luz del Señor. O llamada ciertamente de tal modo en unos y abandonada en otros que, sin separación alguna de la mesa del Señor, y perteneciendo al sacrificio de Cristo, unos y otros estuviesen bajo los mismos sacramentos antiguos, a saber: tanto los que caminando en la luz del Señor han observado sus preceptos como los que despreciando la justicia merecieron que el Señor los abandonase. Si esto lo queréis entender así, ¿qué vais a decir y cómo vais a interpretar al otro Profeta que os recorta del todo esa palabra, cuando grita con meridiana claridad: No tengo mi complacencia entre vosotros, dice el Señor omnipotente, y no aceptaré un sacrificio de vuestras manos. Porque, desde el sol que nace al sol que muere, mi nombre se ha hecho famoso entre los pueblos, y en todo lugar se ofrece un sacrificio a mi nombre, sacrificio puro, porque es grande mi nombre entre los pueblos, dice el Señor omnipotente?
71 ¿Con qué derecho, en fin, reclamáis ante tanta evidencia? ¿Para qué os alabáis con tanto descaro para perecer más miserablemente en la mayor ruina? No tengo mi complacencia entre vosotros, dice, no un cualquiera, sino el Señor omnipotente. ¿Para qué os gloriáis tanto de la descendencia de Abrahán, vosotros, que en cuanto oís que se dice Jacob o Israel, o casa de Jacob y casa de Israel, en forma laudatoria, porfiáis que eso no puede decirse sino de vosotros? Cuando el Señor omnipotente dice: No está mi complacencia entre vosotros, y no aceptaré un sacrificio de vuestras manos. Ciertamente aquí no podéis negar que no sólo Él no acepta un sacrificio de vuestras manos, sino también que vosotros no se lo ofrecéis con vuestras manos. Pues uno solo es el lugar establecido por la ley del Señor, donde mandó que los sacrificios se ofreciesen por vuestras manos, fuera de cuyo lugar lo prohibió terminantemente.
Debido a que perdisteis ese lugar por vuestros méritos, tampoco os atrevéis a ofrecer en otros lugares el sacrificio que solamente allí era lícito ofrecer. Así se ha cumplido del todo lo que dice el Profeta: Y no aceptaré un sacrificio de vuestras manos. Realmente, si en la Jerusalén terrena os quedase el templo y el altar, podríais decir que esto se cumplía en aquellos malvados establecidos entre vosotros, cuyos sacrificios no acepta el Señor. Y que, en cambio, sí acepta los sacrificios de algunos de vosotros y entre vosotros que guardan los preceptos de Dios. Esto no hay por qué decirlo cuando no existe ni uno siquiera de vosotros que pueda ofrecer un sacrificio con sus manos según la ley que salió del monte Sinaí. Tampoco esto está predicho y cumplido de modo que la sentencia profética os permita responder: Que no ofrecemos carne con las manos, sino que ofrecemos alabanza con el co

13. Después de esto no vayáis a pensar que, al no ofrecerlo vosotros ni Él recibirlo de vuestras manos, ya no se ofrece a Dios un sacrificio. Ciertamente que no lo necesita Aquel que no tiene necesidad de ninguno de vuestros bienes. Sin embargo, porque no está sin un sacrificio, que es útil no a Él, sino a nosotros, añade y dice: Porque desde la salida del sol hasta el ocaso mi nombre se ha hecho célebre entre los pueblos, y en todo lugar se ofrece un sacrificio a mi nombre, un sacrificio puro; porque mi nombre es grande entre los pueblos, dice el Señor omnipotente
73. ¿Qué respondéis a esto? Abrid los ojos de una vez y ved que, desde el sol naciente hasta el poniente, no en un solo lugar, como a vosotros os fue establecido, sino en todo lugar es ofrecido el sacrificio de los cristianos; y no a un dios cualquiera, sino a Aquel que ha predicho eso, al Dios de Israel. Por lo cual también en otra parte dice a su Iglesia: Y el que te ha sacado, el mismo Dios de Israel, será invocado en la tierra entera 74.
Examinad las Escrituras en las cuales creéis que vosotros poseéis la vida eterna
75. En realidad, la tendríais si entendieseis en ellas a Cristo y lo aceptarais. Investigadlas, ellas dan testimonio de este sacrificio puro que se ofrece al Dios de Israel, no por una sola familia vuestra de cuyas manos ha predicho que no lo aceptará, sino por todos los pueblos que dicen: Venid, subamos al monte del Señor 76. Tampoco en un solo lugar, como os fue mandado a vosotros en la Jerusalén terrena, sino en todo lugar, hasta en la misma Jerusalén.
Tampoco según el orden de Aarón, sino según el orden de Melquisedec. Porque se ha dicho para Cristo, y sobre Cristo se ha profetizado con anticipación: El Señor lo ha jurado y no se arrepentirá. Tú eres sacerdote eternamente según el orden de Melquisedec
77. ¿Qué significa: Ha jurado el Señor, sino que lo ha afirmado con verdad inquebrantable? Y ¿qué es: No se arrepentirá, sino que este sacerdocio no lo cambiará por ningún motivo? Pues Dios no se arrepiente como el hombre, sino que hablamos del arrepentimiento de Dios cuando hay un cambio de algo, aun en lo establecido por Él. Así, pues, cuando dice: No se arrepentirá, tú eres sacerdote eternamente según el rito de Melquisedec, demuestra suficientemente que Él se ha arrepentido, esto es, que Él ha querido cambiar el sacerdocio que había establecido según el orden de Aarón. Como vemos cumplido en ambos casos. En efecto: por un lado, no hay sacerdocio de Aarón en templo alguno, y por otro, el sacerdocio de Cristo permanece eternamente en el cielo.
14. Por tanto, el Profeta os llama a esta luz del Señor cuando dice: Y ahora tú, casa de Jacob, venid, caminemos en la luz del Señor. Tú, casa de Jacob, a la que ha llamado y ha elegido. No Tú, a la que ha abandonado. Pues ha abandonado a su pueblo, a la casa de Israel
78. Quienesquiera que desde allí queráis venir, pertenecéis ya a esa a la que ha llamado; estaréis libres de aquella a la que ha abandonado. En efecto, la luz del Señor en la que caminan los pueblos es aquella de la cual dice el mismo Profeta: Te he puesto para luz de los pueblos, para que seas mi salvación hasta los confines de la tierra 79. ¿A quién dice esto sino a Cristo? ¿De quién se ha cumplido sino de Cristo? Tal luz no está en vosotros, de quienes repetidamente se ha dicho: Dios les ha dado espíritu de aturdimiento: ojos para que no vean y oídos para que no oigan hasta el día de hoy 80. No está, repito, en vosotros esta luz; por eso reprobáis con presuntuosa ceguera la piedra que ha sido construida en cabeza de ángulo.
Luego acercaos a Él y seréis iluminados
81; ¿qué es: Acercaos sino creer? ¿Adónde vais, pues, a acercaros a Él, siendo Él la piedra de la que el profeta Daniel dice que, creciendo, se ha hecho un monte tan grande que llena toda la superficie de la tierra 82? Del mismo modo, los pueblos que dicen: Venid, subamos al monte del Señor, no intentan tampoco caminar y llegar a lugar alguno. Donde están, allí suben, porque en todo lugar se ofrece un sacrificio según el orden de Melquisedec. Así, también otro profeta dice: Dios extermina a todos los dioses de los pueblos de la tierra, y le adoran cada uno desde su lugar 83. Cuando, pues, se os dice: Acercaos a Él, no se os dice: Preparad las naves o las acémilas y cargad con vuestras víctimas; caminad desde lo más lejano hasta el lugar donde Dios acepte los sacrificios de vuestra devoción, sino: Acercaos a Aquel de quien oís predicar; acercaos a Aquel que es glorificado ante vuestros ojos. No os cansaréis caminando, porque os acercáis allí donde creéis.
Con qué caridad han de ser invitados los judíos a la fe.




X. 15. Carísimos, ya escuchen esto los judíos con gusto o con indignación, nosotros, sin embargo, y hasta donde podamos, prediquémoslo con amor hacia ellos. De ninguna manera nos vayamos a gloriar soberbiamente contra las ramas desgajadas, sino más bien tenemos que pensar por gracia de quién, con cuánta misericordia y en qué raíz hemos sido injertados
84, para que no por saber altas cosas, sino por acercarnos a los humildes, les digamos, sin insultarlos con presunción, sino saltando de gozo con temblor 85: Venid, caminemos a la luz del Señor 86, porque su nombre es grande entre los pueblos 87. Si oyeren y escucharen, estarán entre aquellos a quienes se les dijo: Acercaos a Él y seréis iluminados. Y vuestros rostros no se ruborizarán 88. Si oyen y no obedecen, si ven y tienen envidia, están entre aquellos de quienes se ha dicho: El pecador verá y se irritará, rechinará con sus dientes y se consumirá de odio 89. Yo, en cambio, dice la Iglesia a Cristo, como olivo fructífero en la casa del Señor, he esperado en la misericordia de Dios eternamente y por los siglos de los siglos 90.

EL NOMBRE DE DIOS

Católico: Defiende tu Fe
El Nombre de Dios: Jehova o Yahve?
 Respuestas catolicas inmediatas
Autor: Martín Zavala, Misioneros de la Palabra, y Librería Defiende tu Fe
Sr. Martín:
Varias veces me han dicho que cómo le llamo a Dios, porque según ellos el nombre correcto que hay que usar siempre es Jehová y no sé qué contestarles. Me pueden explicar si eso es cierto o ¿Por qué no usamos ese nombre?
Respuesta:
Gracias por escribirnos pues este es un tema que mucho nos preguntan en los cursos y congresos de Defensa de la fe. Expliquemos detenidamente porqué los católicos no usamos esa palabra al dirigirnos a Dios.
1.- Falla de Origen de la palabra Jehová.
En primer lugar, es importante saber que la palabra "Jehová" no existió hasta el año 1000 de nuestra era. La razón de esto es que el Antiguo Testamento estaba escrito solamente con las puras letras consonantes, las vocales no se escribían pero se sabían y usaban gracias a la tradición.
En realidad muchos pueblos semíticos antiguos hacían eso con sus escritos, pues lo fuerte de ellos en el proceso de comunicarse no era precisamente la escritura, sino el lenguaje oral o de palabra.
Para explicar esto de una manera más sencilla piense que si se quería escribir Juan, ellos solamente ponían las consonantes Jn y al verlas sabían por su tradición que eso significaba Juan=Jn. Cuando ellos querían poner Marcos solamente escribían Mrcs.
Entonces desde antes del tiempo de Jesucristo hasta el año 700 de la era cristiana los judíos lo entendían así. Pero del año 700 al 1000 varias familias de judíos llamados masoretas=tradición, empezaron a poner las vocales a todo al Antiguo Testamento y lo lograron excepto con el nombre de Dios.
Cuando encontraban algún pasaje bíblico que hablaba del nombre de Dios como Ex 3,14 veían su tradición y no encontraban nada de las vocales, solamente las consonantes YHWH(tetragrámaton). Esto se debía a que los judíos dejaron de pronunciar el nombre de Dios a partir del cautiverio o destierro en Babilonia en el 587 antes de Cristo para evitar que fuera profanado por los paganos.
Al no tener una tradición sobre las vocales del nombre de Dios lo que hacían era guardar silencio en señal de respeto o usar otros términos como títulos, usaban adonai=Señor o Sebaot=Señor de los ejércitos o Elohim=un sólo Dios. También al margen de las letras YHWH pusieron adonai=Señor como un recordatorio.
De esta manera todo el Antiguo Testamento ya se podía leer con las vocales y consonantes. Excepto el nombre de Dios, del cual sólo quedaron las cuatro letras YHWH.
El error vino después, cuando algunos se imaginaron que las vocales de adonai(aoai) había que colocarlas en las letras YHWH y de allí salió la palabra Jehová=YaHoWaH.
Por eso usted puede ir a cualquier diccionario, biblioteca o en Internet y al buscar esta palabra le dirá Jehová es una palabra incorrecta o mala interpretación del nombre de Dios.
Seguramente que Charles Rusell, que fue el fundador de los Testigos de Jehová en 1876, no sabía nada de todo esto, y por eso lo puso como un distintivo de quienes supuestamente usarían el verdadero nombre de Dios, pero salió todo lo contrario, porque promueven el nombre más incorrecto. Esta es la primera razón porque no la usamos en la Iglesia Católica.
2.- En el Antiguo Testamento la palabra más correcta sería Yahvé.
La segunda razón para afirmar esto es la evidencia de los Padres de la iglesia griega que usaban las formas Jave y Jao, así como formas acortadas hebreas como las palabras Jah ó Yah(Salmo 150,6 en la Biblia de los Testigos de Jehová) y Jahu (en nombres propios). Todo esto indica que originalmente el nombre debió pronunciarse Yahvé o Yaveh.
Otro aspecto que lo confirma es el hecho de que los samaritanos, que no fueron al destierro de Babilonia, y que se habían separado del Reino del Sur, usaron Yahvé basándose en tradiciones antiguas.
3.- Los mismo "testigos" reconocen que 'Jehová' no es el nombre más correcto.
Tal vez se sorprenda al saber esto, pues la misma agrupación de los Testigos de Jehová en uno de sus libros llamado "Usted puede vivir para siempre en el paraíso en la tierra" en el capítulo 4 titulado 'Dios… quién es Él en la página 43 y 44 dice:
" No se sabe exactamente cómo se pronunciaba, aunque algunos eruditos piensan que Yahweh ó Yavé es la pronunciación correcta… sin embargo, la forma Jehová ha estado en uso por muchos siglos y es más extensamente conocida".
La verdad entonces es que ni ellos mismos se lo creen, puesto que ellos mismo saben que no es el más correcto y simplemente lo hacen por el uso común que se le ha dado en el protestantismo.
Es increíble que vayan diciendo casa por casa que hay que usarlo, que es importante, que es necesario y después muy tranquilamente reconocen que ese no es el más correcto. Ni modo, como dice un dicho: "El pez, por la boca muere".
4.- Vea lo que algunos diccionarios y enciclopedias mencionan al respecto.
Lea atentamente lo que los expertos dicen:
www.diccionarios.com: "Nombre de Dios. Modernamente se transcribe con más propiedad Iahveh o Iahvé".
www.enciclonet.com: "Nombre de Dios en Hebreo, Yahweh es la transliteración más correcta y apropiada, por ello es menos fiel la palabra Jehová".
Usted podrá revisar por su cuenta en varios diccionarios o enciclopedias y en la mayoría de ellos encontrará una respuesta parecida pues ahora se sabe que la palabra Jehová surgió de un error de comprensión del trabajo de los masoretas.
5.- Los judíos usan el término Adonai=Señor.
De hecho quienes saben muy bien sobre el Antiguo Testamento serían los judíos y ellos al encontrar las cuatro letras YHWH prefieren leerlo como Adonai.
Para ellos es algo tan sagrado que fuera de la lectura de la Biblia rehuyen usar también la palabra Adonai.
Si los testigos de Jehová se hubieran tomado la molestia de investigar con seriedad y preguntar a esos expertos del Antiguo Testamento se hubieran ahorrado todo el papel que han invertido en dar a conocer un nombre incorrecto.
6.- Jesucristo le llamó: Padre.
Sin duda que la razón principal por la que no usamos Jehová y usamos muy poco Yahvé, es que nosotros somos cristianos, y como católicos seguidores de Jesucristo seguimos el ejemplo y mandato que Él nos dejó. Jesucristo NUNCA, en ninguna parte, en ninguna Biblia y en ningún idioma, usó la palabra Yahvé y mucho menos Jehová.
Él cuando oraba le llamaba Padre. (Ver Mc 14,36) Más claramente, cuando Jesús dijo a los discípulos cómo orar, él les dijo háganlo así: "Padre Nuestro..."Mt 6,9 Si nunca usó un nombre es porque lo importante no era eso, sino la relación con Dios como la de un Padre con su Hijo.
Esta es realmente la forma bíblica como Jesucristo quiere que nos dirijamos a Dios: Padre
Muchas veces hemos platicado con Testigos de Jehová y les preguntamos que en qué parte de la Biblia Jesús le llamó a Dios Jehová y nunca pueden contestar, ni en su misma Biblia hecha por ellos existe eso.
Hermano Juan, si usted quiere una respuesta sencilla y directa, simplemente pregúnteles cuando lo visiten que en qué parte de la Biblia Jesús dijo Jehová y como no lo van a encontrar dígales que con mucho gusto vuelvan cuando lo encuentren...
Entonces, toma una silla y se sienta. Nunca los volverá a ver, a menos que hagan otra Biblia y le agreguen esa palabra.
Ánimo y recuerde que en Dios siempre hay un PADRE amoroso que vela por sus hijos.
Si tienes alguna pregunta, duda e inquietud, escribe a apostoles@prodigy.net o si deseas adquirir el libro donde viene este tema y muchos mas visitanos en www.defiendetufe.com

EL MATRIMONIO EN TIEMPOS DE IMPUREZA

Actualizado 28 agosto 2010
El matrimonio está sufriendo una campaña tremenda de trivialización y chanza. Todo vale. Se boicotea el buen gusto, el sentido común y el derecho. Y el matrimonio queda reducido al sexo y a los caprichos de turno. No existe pudor alguno en exhibir la pornografía, la infidelidad o la masturbación -entre otras cosas- como el colmo de la relación de pareja. Lo más íntimo se degrada a conciencia, y la raíz contractual y sagrada del matrimonio queda reducida a la caricatura de un vulgar kamasutra.

Estamos en la dictadura del placer, del hedonismo más brutal y despiadado. La fornicación como destino y cotilleo, como paraíso y mito. Y se nos presenta de mil modos la impureza como natural condición del hombre. Porque es lo moderno, y la desinhibición nos hará libres. ¡Cuánta pamplina y negocio! ¡Cuánta infernal amargura! ¡Cuánto interés en desterrar a Dios de las almas! Señores míos, vivimos entre los escombros de una sociedad enemiga del compromiso conyugal, de la lealtad, de la generosidad del amor en la procreación de nuevas vidas.
El acoso al matrimonio -no a las coyundas eventuales- viene de largo. Las políticas gubernamentales en familia y educación son cada vez más permisivas con lo raro (por decirlo suavemente) e insustancial. Si hay votos por detrás y de paso se puede meter un par de dedos -o el puño entero- en algún ojo de la Iglesia, pues adelante. Está muy bien visto. ¡Qué carcajadas a costa de los católicos y de nuestras creencias! Es para partirse de la risa.

Pero nos estamos jugando la felicidad. Todos. Creyentes y no creyentes. Y el futuro de nuestra sociedad. Y la paz de las familias y de nuestra patria y de otros países. Ya se está viendo. Por el camino del escándalo y de llamar matrimonio a lo que no lo es, lo único que se consigue es ir difuminando el verdadero amor entre un hombre y una mujer en un calculada ambigüedad donde primará el egoísmo, llegando muy pronto a la ruptura, y quizá a la violencia.
El amor conyugal nace de un pensar en el otro, de un enamoramiento que logra que nuestra felicidad pase por la felicidad de la otra persona. El amor conyugal es la intimidad más depurada, buscando siempre el bien y la virtud del cónyuge. Sin embargo, el olvido de Dios ha conseguido que el amor sea el más perfecto reflejo de nuestra sociedad escéptica y lasciva. El amor matrimonial cuando deja de ser la promesa de una vida en plenitud de confianza y pureza, pierde su identidad más propia, pierde su alegría y su belleza.

Los matrimonios cristianos, ante la avalancha de improperios mediáticos, mentiras supuestamente “éticas”, manipulación lingüística y dislates legislativos, debemos reaccionar con santidad. Pero conscientes de que la santidad es posible y que por eso mismo no se amilana y deprime. Debemos creer en el amor. Entonces -aunque no lo digan- no serán pocos los que nos miren con envidia. Porque verán la felicidad en nuestros ojos y la coherencia en nuestros actos.


guillermo urbizo

«Es posible dejar la vida de MARICON cuando descubres que en esos sufrimientos hay causas emotivas»



 aviso: se a reemplazado en varias partes la palabra gay , por maricones y trolos, que son mas acordes a lo que son

Joseph Nicolosi es psiquiatra desde hace varios años y trabaja la llamada terapia reparativa de la homosexualidad; es cofundador y director de la Asociación Nacional para la Investigación y la Terapia de la homosexualidad (NARTH), miembro de la Asociación Psicológica Americana, autor de numerosos libros y artículos científicos. Su último libro publicado en España se titula: «Quiero dejar de ser homosexual» (Ediciones Encuentro).

- Doctor Nicolosi, ¿qué es la homosexualidad?
- La homosexualidad es un síntoma de un problema emotivo y representa necesidades emotivas insatisfechas desde la infancia, especialmente en la relación con el progenitor del mismo sexo. En otras palabras: para el chico que no ha tenido una conexión emotiva con el padre, y para la chica que no ha tenido atención emotiva por parte de la madre, ello puede inducirles a desarrollar un síntoma de atracción hacia el propio sexo, u homosexualidad.

- ¿La homosexualidad es «normal»? ¿Y qué es normal?

- Yo no pienso que la homosexualidad sea normal. La población homosexual es alrededor del 2%, 1.5% - 2%. Por tanto estadísticamente no es “normal” en el sentido que esté muy extendida. Además de esto, no es normal tampoco en términos de natural designio. Cuando hablamos de ley natural, y de la función del cuerpo humano. Cuando miramos la función del cuerpo humano, la homosexualidad no es normal. Es un síntoma de algún desorden. La normalidad es aquello que cumple una función conforme al propio designio; éste es el concepto de ley natural – y en este sentido la homosexualidad no puede ser normal, porque la anatomía de dos hombres, los cuerpos de dos hombres, o dos mujeres, no son compatibles.

- ¿Cuáles son las causas de la homosexualidad? ¿Y existe una causa genética?
- Como he dicho, las causas de la homosexualidad se remontan a la autopercepción del niño o de la niña en la primera infancia. El chico necesita de una relación con su padre para desarrollar su substancial identidad masculina, la chica necesita de una unión emotiva o relación con su madre para desarrollar su feminidad. Es el sentido del género que determina la orientación sexual; en otras palabras, cuando un chico se siente seguro de su masculinidad, se siente naturalmente atraído por las mujeres. Y la misma cosa es cierta para las mujeres: cuando una joven chica se siente segura de su identidad femenina, se sentirá naturalmente atraída por los chicos. El homosexual es una persona que carece del sentido de género, y por ello trata de remediar, o busca un remedio a través de otras personas. Esta inclinación se hace sexualizada, y es por ello que manifiestan el síntoma de la homosexualidad.

Se habla mucho de las causas genéticas de la homosexualidad y más o menos hace veinte años en los Estados Unidos se hablaba en continuación del «gen maricón», o de «cerebro maricón», pero ningún estudio ha demostrado tal cosa. De hecho los activistas maricones en los Estados Unidos ya no hablan tanto de bases biológicas o genéticas, porque ningún estudio lo ha demostrado y ha ofrecido tal confirmación. Son mucho más evidentes las causas familiares y ambientales, especialmente aquélla que llamamos la «clásica relación triádica» constituida por el chico con un padre distanciado y crítico, por una madre hiper-involucrada, intrusiva y a veces dominante y por un chico constitucionalmente sensible, introvertido y refinado que está expuesto a un riesgo mayor de sentirse falto en la identidad sexual. Nosotros vemos este esquema continuamente.

Nosotros reconocemos que en muchas personas hay una predisposición constitucional a la homosexualidad, pero es una cosa distinta a la pre-determinación, o a una “causa” directa. Esto es, el chico puede ser constitucionalmente proclive a la homosexualidad, en los términos de su constitución pasiva o delicada, y en su dificultad en crear un vínculo con el padre y en sentirse confiado para con el mundo masculino, pero es necesaria la “clásica relación triádica” ambiental para crear un problema homosexual a un chico con esta constitución.

- ¿Cuál es la diferencia entre “maricón” y “homosexual”?
- Es esencial hacer esta importante distinción entre maricón y homosexuales. Los activistas maricones querrían que nosotros creyésemos que todos los homosexuales son mariconazos. De hecho, incluso la jerarquía de la Iglesia católica cree que las personas homosexuales sean «maricones». Nosotros no creemos que ellos sean maricones. La palabra «maricon» indica una identidad socio-política. Homosexual, en cambio, es simplemente una descripción de un problema psicológico, de una orientación sexual.

Las personas que vienen a nuestra clínica, que buscan una ayuda, tienen un problema homosexual, pero rechazan la etiqueta de gay. No quieren ser llamados “gay” porque no se reconocen en aquella identidad socio-política y con el estilo de vida gay.

- ¿El movimiento gay es un movimiento para los derechos humanos?
- Desde un cierto punto de vista lo es, es un movimiento para los derechos humanos, o para los derechos civiles, porque todas las personas, no importa cual sea su orientación sexual, tienen que disfrutar de los derechos civiles – de todos modos ello no significa que la sociedad deba redefinir el matrimonio; ésto es otro argumento que va más allá del objetivo de esta conversación.

Nosotros creemos que muchos activistas trolos han usado la cuestión de los derechos civiles o de las libertades civiles como una manera para oprimir personas que están tratando de cambiar, personas que están tratando de salir de la homosexualidad. Hay una población entera de individuos que han salido o que están saliendo de la homosexualidad, y este hecho es una amenaza para los activistas trolos, y los activistas maricones están tratando de suprimir y silenciar este punto de vista, esta población.

Infelicidad, depresión, suicidio...
- Los investigadores dicen que los homosexuales sufren mucho. ¿La causa de este sufrimiento es la homosexualidad o la homofobia social?
- Nosotros creemos que hay sufrimiento para las personas homosexualmente orientadas en la sociedad, porque la cultura gay es minoritaria en esta sociedad y porque los objetivos sociales del movimiento gay constituyen una amenaza para el cuerpo social porque los gay quieren redefinir el matrimonio, la naturaleza de la paternidad, y la norma social fundamental acerca del género y del sexo, por ello la sociedad ha resistido a la normalización de la homosexualidad y a la visibilidad de los gay. Y reconocemos que ello sea difícil para las personas que se identifican como maricones

De todos modos, de lo que no se habla es del desorden intrínseco en la condición homosexual. Nosotros creemos que la homosexualidad sea intrínsecamente desordenada, y contraria a la verdadera identidad del individuo; y muchos de los síntomas de los que sufren las personas gay y lesbianas no son causados por la homofobia social sino porque la condición misma es contraria a su verdadera naturaleza.

Muchísimos estudios demuestran que los homosexuales son más infelices, depresivos, predispuestos a los intentos de suicidio, tienen relaciones pobres, son incapaces de mantener relaciones a largo plazo, tienen comportamientos autolesionistas e inadaptados. Pero no se puede simplísticamente decir que todo ello esté causado por la homofobia de la sociedad. En parte lo es; pero yo creo que la mayor parte de los sufrimientos se deba a la naturaleza desordenada de la misma homosexualidad – porque se opone a nuestra naturaleza humana.

- ¿El cambio es posible?
- El cambio es realmente posible. Nosotros vemos cada vez más individuos que quieren dar un paso al frente y dar su testimonio. Hace cinco años hubiera sido muy difícil encontrar un ex homosexual que quisiera exponerse, pero felizmente hoy hombres y mujeres que eran declaradamente gay y lesbianas, que vivian un estilo de vida gay, ahora quieren discutir abiertamente de su proceso de cambio. Muchos de ellos están casados con niños, y les habían dicho que no tenían otra opción que ser gay, y que tenían un gen de la homosexualidad, y que tenían que aprender a aceptarlo, pero estas personas han sido capaces de ir a fondo en las causas de su atracción hacia el propio sexo. Y entonces han descubierto que muchos de sus sufrimientos eran debidos a causas emotivas. Y cuando estas necesidades han sido reconocidas honradamente y satisfechas de manera sana, su deseo homosexual ha disminuido.

Hay un camino para salir de la homosexualidad
- ¿Qué es la terapia reparativa?

- La terapia reparativa es un particular tipo de psicoterapia que es aplicada a los individuos que quieren superar su atracción homosexual. Es una terapia particular que mira a los orígenes y a las causas de esta condición, que ayuda al cliente a comprenderse, enseñándole a entender qué ha ocurrido en su infancia, a entender los sucesos particulares que le han ocurrido, especialmente en los términos de las relaciones con su madre y con su padre, y a ir más allá de todo ello, a apoyar al cliente en crear aquellas nuevas relaciones que son sanas, que son benéficas, y que compensan el vacío emotivo que se ha creado en su desarrollo.

La terapia reparativa estudia realmente a fondo las técnicas que son más eficaces para disminuir la homosexualidad de una persona y a desarrollar su potencial heterosexual.

- ¿Cuáles son las bases teóricas de la terapia reparativa?
- Fundamentalmente la terapia reparativa comienza, teóricamente, con la terapia psicodinámica, esto es, aquella que estudia las fuerzas subconscientes que gobiernan el comportamiento de las personas.

Desde el punto de vista teórico nosotros creemos que las necesidades emocionales no satisfechas se expriman indirectamente bajo forma de síntomas, y en el caso de la homosexualidad como atracción homosexual; pero que la homosexualidad no afecte realmente al sexo, cuanto más bien el intento de adquirir satisfacciones emotivas e identificación, complemento, a través del comportamiento homosexual; intento que sin embargo no funciona, y es ésta la razón por la que las personas vienen a buscarnos.

Muchos de los desarrollos teóricos están basados en la teoría psicodinámica clásica: nosotros usamos muchos conceptos freudianos – como es notorio, Freud pensaba que la homosexualidad fuera un desorden del desarrollo, y que fuera una condición que podía someterse a tratamiento. Aunque el mismo Freud fuera un defensor de los derechos de los trolos, creía que el tratamiento tenía que estar disponible para aquellos que querían cambiar, y nosotros seguimos la misma línea de tradición.

Nosotros usamos también muchas de las “teorías del apego” de John Bowlby, de aquella de las relaciones objetuales y de la self-psychology, muy popular en los Estados Unidos. Nosotros trabajamos también con la familia de origen, ayudando al paciente a entender sus relaciones con su familia, y su papel en la familia, y cómo el sitio ocupado por él en la estructura familiar lo ha conducido al fracaso en la adquisición del propio género”.


Un templo católico belga se transforma en mezquita para que recen los musulmanes

 PARROCO DICE QUE REZAN AL MISMO DIOS (  Ala.. a la hoguera por caridad cristiana)
Eso sucede todos los viernes, día sagrado para el islam, desde el mes de mayo en la localidad belga de Gilly

La Iglesia parroquial de Sain Lambert de Gilly, en Bélgica, se transforma en mezquita todos los viernes –día sagrado para los musulmanes– por iniciativa del párroco D. Henry Rémy, de 89 años. Dice el sacerdote que se trata de "un gesto natural hacia los creyentes”, y que “sería feliz si viera a tantas personas durante sus oficios religiosos como cuando llega la hora de la oración de los musulmanes”.

Petición musulmana
El párroco de Gilly recibió una petición de la la asociación de Ak-Touba, tras quedarse la comunidad musulmana sin su lugar habitual de culto. Aunque es una solución temporal, según señalan todas las partes, de momento los musulmanes siguen rezando en el templo católico de Gilly.

¿Diálogo ecuménico?
El párroco Rémy dice que es bueno para «el diálogo, la oración y la comunión entre las comunidades religiosas de la ciudad» esta solución emprendida. Afirma que «los dos rezan al mismo Dios, pero de un modo diferente. Ahora tenemos que promover el diálogo».




Imágenes santas escondidas
Las imágenes santas y todo símbolo cristiano que hay en el templo es cubierto por sábanas «para no ofender a los nuevos fieles».

Según el imán y sus fieles se trata de «representaciones idólatras» El obispo diocesano, Don Guy Hapingny, explicó que al no sufrir daños el templo, no supone ningún problema esta cesión del espacio sagrado a los musulmanes.

Llamada de oración desde el campanario
El párroco ha dado permiso al muecín para que llame a sus fieles desde el campanario del templo, que acuden a la iglesia cuyo suelo se cubre con alfombras para la oración.

VIDEOS PARA REFLECCIONAR SOBRE EL PUTIMONIO

En 2008 el pueblo de California se volcó en apoyo al matrimonio natural basado en la unión entre un hombre y una mujer. Diversas organizaciones impulsaron campañas para informar adecuadamente a la sociedad, pese al acoso de los lobbys homosexuales. Vale la pena repasar algunos de aquellos videos pues seguramente podrán reforzar argumentos y dejar en evidencia la falacia de estos degenerados,cuyos pecados son aborrecidos por DIOS, ellos y quienes de alguna manera los favoresca













¿ABORTORIOS RELACIONADOS CON EL OBISPADO DE BARCELONA?

De unos abortorios catalanes entre cuyos patronos está la Iglesia
 
            La noticia la da ABC y la expongo con todas las reservas que cabe hacer a un disparate de calibre tan grande que cuesta darle crédito. En Cataluña, dos centros hospitalarios en los que se practican abortos, se hallan de una manera u otra bajo la tutela de instituciones eclesiásticas: el uno, que además se ha posicionado con la conocida consejera Marina Geli por el fomento de la píldora abortiva RU-486 como método anticonceptivo, es el Hospital Sant Pau de Barcelona, entre cuyos patronos aparece ni más ni menos que el mismísimo Arzobispado de Barcelona. El otro es el Hospital General de Granollers, cuyo vicepresidente, nombrado por la Parroquia de Sant Esteve de Granollers, es Jaume Sala Maltas, y uno de cuyos vocales es directamente el sacerdote Lluís Pou Illa, párroco de la citada iglesia.
            La noticia causa estupor, produce náuseas, provoca ira. La crítica, aquí como en el caso de los curas pederastas, no debe conducirse contra la Iglesia como institución, al menos por el momento, y sí contra los pecadores en cuestión. Pero para que ello sea así, es exigible una actuación expeditiva, sumarísima, inmisericorde, de las autoridades eclesiásticas, las cuales deben una explicación urgente a un caso tan escandaloso, que me atrevo a calificarlo como uno de los más graves que haya podido afectar a la Iglesia desde su fundación por Jesús de Nazaret.
            Aunque mucho ha tardado en llegar, la Iglesia acaba de consumar, con el nombramiento de Mons. Iceta para la sede bilbaína, un cambio de dirección pastoral en el País Vasco, el cual adquiría, desde hace demasiado tiempo por desgracia, tintes de absoluta emergencia, con una situación en la que un número suficientemente significativo de curas se hallaba más familiarizado con una parabellum que con un grial. Ahora, una vez más, no sé si por casualidad, en una de las regiones españolas en las que con mayor virulencia se ha cebado el nacionalismo, un nacionalismo que no ha reparado ni en báculos ni en sotanas, se produce un escándalo de dimensiones colosales ante el que sólo cabe una de dos alternativas; o un desmentido sin paliativos avalado por los hechos, o una actuación severísima que no repare ante las más mitradas cabezas.
            “Y al que escandalice a uno de estos pequeños, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar”.
            La frase no es mía. Lo dijo el fundador (Mc. 9, 42). Sabía, sin duda, porqué lo hacía.

tomado de religión en libertad.